Dignidad de ti

Para contar contigo, debo liberar de mí tus manos. Para merecerte, no debo cambiar yo; me basta con cambiar el mundo, y yo detrás de él. Para aprender de ti, debo darme cuenta de qué cambió en mí desde que te conocí. Para calcular tu valor, debo comprender tu entrega a las personas a las que te debes verdaderamente, y no a mí. Para que aceptes lo mejor de mí, debo resaltar mis defectos; para que conozcas lo peor, debo destacar tus virtudes. Por más que no lo intento, mi conciencia tiende a ocultar mis imperfecciones, y mis vicios aprendieron la manera de cubrirse sutilmente, que mi inconsciencia descubre. De la gravitación de los opuestos surge la luz que alumbra el camino hacia la dignidad de ti, luz que suele dormir en el pozo de mi alma. Para ser digno de ti, en suma, debo ser yo mismo.

(Franco Chico)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s