Efectos tributarios de la venta de software

Por Giancarlo Giribaldi Pajuelo
Abogado

El artículo 1º inciso a) del Texto Único Ordenado (TUO) de la Ley de Impuesto General a las Ventas (IGV) grava con este tributo la venta en el país de bienes muebles. La misma norma define lo que debe entenderse por “bienes muebles”, incluyendo en su artículo 3º inciso b) a los derechos de autor.

Si acudimos a la Ley de Derechos de Autor su artículo 5º inciso k) engloba dentro de su ámbito de protección a los programas de ordenador (software). Por tanto, puede inferirse que los softwares constituyen bienes muebles para efectos de la Ley de IGV.
Sin embargo, el artículo 2º inciso 1) literal a) del Reglamento de la Ley de IGV dispone que “Tratándose de bienes intangibles se consideran ubicados en el territorio nacional cuando el titular y el adquirente se encuentran domiciliados en el país”.

De esta forma, si una persona jurídica no domiciliada enajena directamente (sin la intermediación de una sucursal o subsidiaria establecida en el Perú) un software a un sujeto domiciliado, no nos encontraremos ante una venta de bienes ubicados en el país gravada con el IGV, ya sea que la transmisión del software se realice mediante courier o vía electrónica.

Importación de bienes
El artículo 13º inciso e) de la Ley de IGV indica que la base imponible del IGV en la importación de bienes está constituida por el valor en Aduanas determinado con arreglo a la legislación.
El artículo 52º de la Ley General de Aduanas (LGA) anota que “La importación es el régimen aduanero que permite el ingreso legal de mercancías provenientes del exterior, para ser destinadas al consumo”. Por su parte, el Glosario de Términos de la LGA señala que “Las mercancías son aquellos bienes que pueden ser objeto de regímenes, operaciones y destinos aduaneros”.

En función a ello, el Tribunal Fiscal mediante su Resolución Nº 4091-3-2003 ha establecido que: “Tal como se advierte de autos, el reparo está referido al aporte de marcas, no habiéndose acreditado el ingreso de mercaderías a territorio nacional, a fin de gravar la importación de bienes. Por tanto, el aporte de las marcas San Luis y Kola Inglesa efectuada por un no domiciliado, no se encuentra gravada con IGV”.
En cuanto a la importación de software, las pautas para determinar la base imponible de los tributos a la importación (derechos arancelarios e IGV) están contenidas en el Decreto Supremo Nº 004-2009-EF, dictado para que el Perú se adecue a las reglas sobre valoración aduanera de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

El artículo 4º de este decreto supremo establece que “Para determinar el valor en aduana del medio portador (soporte magnético, es decir) que contenga productos digitales se tomará en consideración únicamente el costo o el valor del medio portador propiamente dicho, independientemente del valor del producto digital almacenado”. El artículo 5º de la misma norma expresa que “Para determinar el valor en aduana de mercancías no consideradas medios portadores que contengan un producto digital para su funcionamiento se tomará en cuenta el valor de la mercancía incluyendo el costo o valor del producto digital incorporado”.

Normativa fiscal
El Decreto Supremo Nº 004-2009-EF establece disposiciones respecto al cobro de los derechos arancelarios para productos digitales y la determinación del valor en aduana para medios portadores. Este decreto recalca que cuando nos encontremos frente a un “software imponible” enviado mediante courier que resulta necesario e indispensable para el funcionamiento de determinada maquinaria o equipo importados, el referido software no sólo tributará mayores derechos arancelarios, sino que también constituirá una mayor base imponible del IGV, acorde al artículo 14º inciso e) de la LIGV.
En cambio, cuando el objeto de la transacción lo constituya un “software no imponible” enviado por courier que no resulta indispensable para el funcionamiento de una determinada maquinaria o equipo importados, entonces solamente tributará mayores derechos arancelarios (y un mayor IGV) el soporte magnético o medio portador.

Algunas consideraciones
1 La importación o exportación de productos digitales mediante transmisión electrónica no está gravada con derechos arancelarios u otras cargas.

2 Asi, cuando una compañía no domiciliada vende un software por Internet a un sujeto domiciliado, tal operación no estará gravada con IGV ni derechos arancelarios, ya se trate o no de un software imponible.

3 La base imponible refleja la cuantificación económica del hecho imponible, siendo un elemento recubierto por la reserva de ley.

4 Cuando el artículo 3º numeral 5) del Reglamento de la Ley de IGV señala que “En el caso de intangibles provenientes del exterior, nacerá la obligación del IGV de acuerdo a lo dispuesto en el inciso d) del artículo 4º del Decreto (reglas sobre utilización de servicios)”, ello no puede ser interpretado como una extensión de la base imponible del IGV aplicable a la importación de bienes sobre aquellos intangibles que no tributan derechos arancelarios. Esto por no formar parte del valor en Aduanas, pues tal facultad le compete a una norma con rango de ley.

De El Peruano,
3 de septiembre de 2009

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s