A quo

Locución latina que significa literalmente “desde el cual”. Se aplica al término o fecha que señala el inicio de un período o un proceso: “Carecen de la conciencia de lejanía histórica, tan necesaria para disponer de un término a quo respecto del cual considerarse decaídos” (DzCorral Rapto [Esp. 1953-74]). Se opone a ad quem (ad quem) (DPD). Se dice del juez inferior cuando su resolución ha sido objeto de recurso ante el superior (GTDPC).

Statu quo

Statu quo, y no status quo, es la grafía correcta de la expresión latina empleada para referirse al ‘estado de un asunto o cuestión en un momento determinado’. 

En consecuencia, en frases como «Algunos analistas piensan que la capacidad de influencia china sobre Pionyang es limitada y que tampoco tiene mucho interés en modificar el status quo en la península» o «Sus perspectivas radicales y de extrema derecha rompieron el molde de la política británica, cambiando el status quo de manera tan contundente…», lo apropiado habría sido emplear la forma statu quo.

Además, tal como indica el Diccionario panhispánico de dudas, es invariable en plural (los statu quo) y se pronuncia [estátu-kuó], no [estátu-kúo].

Se recuerda asimismo que, como el resto de las locuciones latinas, y de acuerdo con la última Ortografía, lo adecuado es escribirla en cursiva o, si no se puede usar este tipo de letra, entre comillas.

Tomado de: Fundación del español urgente. BBVA.

debate sobre el estado de nación

La locución debate sobre el estado de la nación se escribe con minúsculas iniciales, pues se trata de la denominación común de uno de los muchos debates que se celebran en el Parlamento.

Sin embargo, suele verse escrita en algunos medios con iniciales mayúsculas: «Zapatero defenderá las reformas en el Debate del Estado de la Nación» o «Un debate sobre el Estado de la Nación político y otro ciudadano».

Debate no es un nombre propio y, por lo tanto, debe escribirse con inicial minúscula; tampoco se escribe con inicial mayúscula estado, ya que en este contexto se usa con el significado de ‘situación en que se encuentra algo’ (no con el de ‘órganos de gobierno de un país’), ni nación, que funciona como sinónimo de país, no de Estado.Por todo ello, en los anteriores ejemplos debió haberse escrito: «Zapatero defenderá las reformas en el debate del estado de la nación» o «Un debate sobre el estado de la nación político y otro ciudadano».

[Tomado de Fundéu BBVA, Fundación del español urgente]

Accesorio

Definición de accesorio

[Derecho de las Obligaciones] En general, lo secundario, subordinado, dependiente o accidental. Lo unido a lo esencial o sujeto a ello. Auxiliar, suplementario. Consecuencia o efecto de algo; como las penas accesorias, con relación a lo principal. De tal forma, en el Derecho de las Obligaciones son accesorias las que tienen por objeto asegurar el cumplimiento de otras, que, por contraposición, se consideran principales; así, la fianza, la hipoteca, la prenda son garantías accesorias de un préstamo, de una deuda, de un compromiso contraído, de un puesto que se desempeña. [Derecho de Contratos] En el Derecho de los Contratos son accesorios los unidos y subordinados a otros. [Derecho Penal] En el Derecho Penal constituyen delitos accesorios los perpetrados para la ejecución de otro u otros, los que el delincuente se proponía en verdad realizar; como ejemplo típico, la rotura de puertas o ventanas para entrar en un lugar y robarlo. [Derecho Procesal] En el Derecho Procesal se estiman partes accesorias del juicio las diligencias de citación y de prueba, al igual que los incidentes, sobre los cuales entiende el mismo juez que en lo principal, por razón del criterio general establecido.

Referencia bibliográfica: Cabanellas, Guillermo, Diccionario Enciclopédico de Derecho Usual, 24ª ed., Heliasta, t. I A-B, p. 65.

Definición de accesorio

[Derecho Civil] Que se relaciona con otra cosa llamada principal, sin ser un elemento esencial de ella. Por ejemplo, contrato accesorio o condena accesoria. Objetos que en razón de su vínculo de dependencia con otro principal, participan de la naturaleza jurídica o se hallan sometidos con él a una misma norma legal.

Referencia bibliográfica: Cabanellas, Guillermo, Diccionario Enciclopédico de Derecho Usual, 25ª ed., Heliasta, 1997, t. I, p. 65.

Definición de accesorio

Lo que está relacionado a otra cosa denominada Principal, sin constítuir de ésta un elemento sustancial o esencial; así, se dice: cláusula accesoria de un contrato.|| Los objetos que, en virtud de la dependencia que los liga al objeto principal participan de su misma naturaleza jurídica; p. ej.: en la palabra buque se comprende, además del casco y quilla, los aparejos y demás accesorios para que pueda navegar. (Art, 856 C. de Com.), 11 Los intereses, las costas, etc., que se piden juntamente con el objeto principal de la demanda.

Referencia bibliográfica: Ramírez Gronda, Juan, Diccionario jurídico,Claridad, Buenos Aires, 1976.

Definición de accessorium naturam sequi congruít principalis

Lo accesorio sigue la naturaleza de lo principal.

Referencia bibliográfica: Ramírez Gronda, Juan, Diccionario jurídico,Claridad, Buenos Aires, 1976.

Definición de accessorium sequitur principale

Lo accesorio sigue a lo principal.

Referencia bibliográfica: Ramírez Gronda, Juan, Diccionario jurídico,Claridad, Buenos Aires, 1976.

Hábeas corpus

El proceso de hábeas corpus es una garantía constitucional que procede ante el hecho u omisión por parte de cualquier autoridad, funcionario o persona, que vulnera o amenaza la libertad individual o los derechos constitucionales conexos.[1] El hábeas corpus es un proceso constitucional destinado a la protección de los derechos reconocidos en la Constitución.[2]

Etimología

“Hábeas corpus” es una locución latina que significa “Tráeme el cuerpo” (del detenido ilegalmente); es decir, pongan al detenido en mi presencia, para que yo (el juez natural) examine la causa de su detención, y disponga su arresto o su libertad, según el caso.[3]

La expresión “hábeas corpus” proviene de la frase “Habeas corpus ad subiiciendum, etc.”, con que comienza el auto de comparecencia.[4] Con estos dos vocablos comienza la famosa ley inglesa, votada por el Parlamento en 1679, como garantía suprema de la libertad individual, en los regímenes de Derecho y democracia.[5]

Fundamento

Según la Constitución, nadie puede ser arrestado sino en virtud de orden escrita de autoridad competente. A tenor de esta cláusula fundamental, la ley procesal penal incluye disposiciones expresas sobre el modo de proceder en casos de detención, arresto o prisión ilegal de las personas.

Clases

El hábeas corpus puede ser, entre otros:

  • Hábeas corpus correctivo. “dicha modalidad a su vez es usada cuando se producen actos de agravamiento ilegal o arbitrario respecto a las formas o condiciones en que se cumplen las penas privativas de la libertad, por ende su fin es resguarda a la persona de tratamientos carentes de razonabilidad y proporcionalidad cuando se ha determinado cumplir un mandato de detención o de pena”.[6] La Constitución dispone el principio de que el régimen penitenciario tiene por objeto la reeducación, rehabilitación y reincorporación del penal a la sociedad.[7]

[1] Artículos 2º y 25º del Código Procesal Constitucional, Ley Nº 28237, citados por la Corte Superior de Justicia de Lima, Segunda Sala Especializada en lo Penal para Procesos con Reos en Cárcel, Exp. Nº H.C. 1290-12-0, Resolución Nº 1384, de 6 de agosto de 2012, segundo considerando.

[2] Tribunal Constitucional peruano, Sentencia sobre Exp. 0032-2005-PHC, de 28 de junio de 2005.

[3] Ramírez Gronda, Juan, Diccionario jurídico, Claridad, Buenos Aires, 1976.

[4] Diccionario de la Real Academia Española.

[5] Cabanellas de Torres, Guillermo, Diccionario jurídico elemental, Heliasta, Buenos Aires, 1993.

[6] Tribunal Constitucional peruano, Sentencia sobre Exp. 2663-2002-HC/TC, caso Eleobina Mabel Aponte Chuquihuanca, citado por la Corte Superior de Justicia de Lima, Segunda Sala Especializada en lo Penal para Procesos con Reos en Cárcel, Exp. Nº H.C. 1290-12-0, Resolución Nº 1384, de 6 de agosto de 2012, tercer considerando.

[7] Numeral 22 del artículo 139º de la Constitución Política del Perú.